lunes, 30 de enero de 2012

La música es como una película en la que te sientes identificado. No sé cómo, ni el por qué, pero cuando escucho una canción y me fijo en la letra, mis sentimientos cambian, ya esté triste o contento, me dará que pensar. Siento como si la hubieran hecho mirándome a mi, viendo mi vida, o metiéndose en mi cabeza y viendo en que estoy pensando. Cuando no estoy enamorado y escucho una canción de amor pienso ¡qué cursilería! pero cuando si lo estoy, me enamoro aún más. Por eso me gustaría aprender a tocar algún instrumento, para así desahogarme, y exponer mis sentimientos sobre un pentagrama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario